Martín Onti: Heridas de pretemporada

MADRID, España.- Vuelvo a insistir en la relatividad de los resultados de pretemporada que los equipos españoles están desarrollando. En EE.UU. se reparten el tiempo clubes como el Real Madrid y el Atlético de Madrid; en Japón lo hace el FC Barcelona; y en variados lugares de Europa lo llevan a cabo distintas instituciones de menor poder económico y, por ende, menor atractivo futbolístico.
 
Entre nuestra noche y madrugada pudimos ver a los tres candidatos de mayores posibilidades a conquistar el título de LaLiga jugar fuera del territorio español. En el continente americano a dos grandes reeditando un derbi madrileño en Nueva York y al actual campeón enfrentarse al equipo de Iniesta, Villa, Samper y ahora Vermaelen, en Kobe, Japón.
 
Detallar lo que nos van dejando sus propuestas sería hablar de más en este momento. No se puede confiar en una opinión cuando las piernas no son lo mismo que serán dentro de 30 días, ni tampoco desde la perspectiva que los planteles estén, a día de hoy, cerrados y confirmados. Por lo tanto, la variación entre esta actualidad y el futuro inmediato distará consecuentemente como para permitirnos el atrevimiento de dar un juicio futbolístico anticipado.
 
Sin embargo, sí se puede tener una idea bastante aproximada de lo que devendrá en el entorno general de dichas entidades a juzgar por lo visto. Tanto el Real Madrid, el Atleti, como el Barça, van poniéndose a tono en el apartado físico y en el del reconocimiento de sus nuevas adquisiciones con sus nuevos compañeros, algo necesario y que cuenta de cara a imaginar lo que nos ofrecerá el transcurso de la temporada.
 
Aquí es donde sí podríamos opinar con criterio más certero de lo que se deja ver en cada uno de los grupos que van armando Zinedine Zidane, Diego Simeone y Ernesto Valverde. No sólo con sus nuevas incorporaciones, sino también con aquellos juveniles que comienzan a empaparse de lo difícil que es ser parte del plantel superior de sus clubes.
 
Es en este particular, donde las estadísticas nos irán secundando en nuestros puntos de vista, las canteras y la manera de ir amalgamándola con hombres ya consagrados, nos darán la idea cercana de lo que debemos esperar desde el aporte juvenil. Uno entiende así, en estos partidos amistosos de pretemporada, que quienes a través de los años se han ganado la titularidad y el derecho a ser tenidos en cuenta para aspirar a ello, bien ganado lo tienen.
 
La adultez futbolística para afrontar desafíos de importancia se obtiene con la experiencia que el paso del tiempo y el roce semanal a alto nivel le otorga a los indiscutidos, y en muchas ocasiones, la intervención de los juveniles sólo deja heridas de pretemporada que, como parte del juego, hay que saber digerir. Las canteras son, básicamente, adolescentes en búsqueda de oportunidades de ser buenos profesionales y, por ahora, la gran mayoría en eso está.
 
Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!