Horarios

Martín Onti: Hasta el 31 de agosto

La espera podría alargarse, según FIFA, hasta el 1 de septiembre. Ni el mismísimo presidente de La Liga del Fútbol Profesional, Javier Tebas, lo tiene claro aún. Así y todo, el cierre del libro de pases en el fútbol español tiene uno de esos dos plazos para terminar de ajustar las plantillas para esta temporada ya iniciada. El vaivén de rumores de traspasos, cesiones y conformación final de los equipos no se calmará sino hasta entonces.

De acuerdo al cristal con que esto se mire, podría ser positivo para algunos clubes y contraproducente para otros. Las instituciones que todavía tienen margen para mejorar sus planteles verán con buenos ojos la extensión en el tiempo de esta medida, pero también podría ser negativo para quienes ya consideran cerrado su cupo y ver como a última hora se queda huérfano en una posición.

En el movidito mercado de la medianía en que estas vacaciones estivales ha sumido al fútbol de España, hay ejemplos que corroboran que tanto para los necesitados como para los satisfechos, los movimientos no han sido del nivel que otras campañas han demostrado. No ha habido fichajes de renombre como otros años y, a menos que estas dos semanas restantes se pronuncie alguno, nos iremos hacia la temporada livianitos de esperanzas.

Muchas razones podrían servir de excusas para este artículo, no para acusar o favorecer a través del mismo a los procederes establecidos como plazos del cierre de libro de pases en las diferentes ligas europeas, sino sólo para mencionar las conveniencias –favorables o desfavorables- que pueden acarrear las decisiones de los estamentos superiores.

Por ejemplo, al Real Madrid podría servirle este tiempo para especular con la compra de un crack como Neymar o Mbappé, si los requisitos del Fair Play no son cumplidos por el PSG francés. De igual manera le sirve al Betis, al Leganés, al Huesca y a otros tantos equipos de media tabla para pescar en las aguas revueltas de entidades que descartan jugadores que son convenientes para sus menores recursos.

En el otro punto de la línea hay clubes como el Atlético de Madrid y el Barcelona que teniendo, en teoría, completadas sus plantillas, ven la amenaza de otros queriendo llevarse a futbolistas que cuentan un rol muy importante para sus técnicos y que de perderlos, entrarían en la premura de tener que buscar exigidamente un reemplazo inesperado. Tal cual pasa si a Simeone se le va Filipe Luis del Atleti o, más aún, a Valverde Iván Rakitic del Barça.

Aún hay 9 o 10 días por delante en que, entre buenas intenciones y trapicheo, LaLiga estará pendiente del mercado. Los entrenadores deberán seguir pensando en el grupo final de trabajo para la ardua temporada que ya ha comenzado, no sin desconocer las reglas del juego.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!