Horarios

Martín Onti: Habla mejor el silencio

Dudar de la capacidad potencial de que llegue a ser un excelente futbolista se acerca a la utopía de considerar a Vinicius Júnior como no competente para tal logro. Las aptitudes innatas del juvenil brasileño del Real Madrid le otorgan el beneplácito de que en un tiempo más, y cuando esté totalmente adaptado al fútbol europeo, el objetivo sea el que por ahora sólo se pueda presagiar.

Una velocidad deslumbrante, tanto como su endiablado regate en carrera, su olfato para la jugada ofensiva posterior, y su hambre de gloria, son su mejor carta de presentación por el momento. Sin embargo, las imperiosas necesidades de triunfalismo que tiene el conjunto que dirige Santiago Solari provocan que sea visto como una figura descollante, y tal presión sobre el tierno delantero brasileño no me parece que sea conveniente dadas las circunstancias.

Cuando sólo desde los púlpitos blancos se le adula desconsideradamente, el silencio de las demás peñas avala la opción de que siendo un muy buen delantero devenga con el tiempo en un excelente jugador. Los plazos para que ello ocurra lo tendrá el crecimiento que pueda tener Vinicius Jr. llevándose bien con las presiones a que el Madrid le condene a pesar de sus noveles 18 años de edad.

La anómala situación por la que atraviesa la entidad que preside Florentino Pérez en el mismísimo ecuador de la temporada –a varios niveles dentro de la institución- compromete aún más la postura desde lo futbolístico y, por ende, las responsabilidades de quienes deberían asumir tales condiciones desde el terreno de juego y, claro está, desde la conducción de un equipo que navega desprotegida por las enturbiadas aguas del fútbol español.

Escondidos tras las lesiones, las ausencias físicas y mentales de una exigente temporada pasada, y el hartazgo del salvataje continuo a que son expuestos los de siempre –llámense Sergio Ramos, Raphael Varane, Luka Modric, Toni Kroos y el fantasma de Cristiano Ronaldo- el Real Madrid no se puede encomendar a un adolescente sin abandonar aún el cascarón para sobrevivir en la vorágine del fútbol mundial.

El silencio habla, y la prueba más cercana a la realidad la protagonizó Jordi Alba en una corta entrevista, cuando un reportero le pidió que comparara a Vinicius Júnior con Lionel Messi a lo que el lateral español respondió dándose la media vuelta sin contestación alguna.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!