Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
El delantero francés del Sevilla, Wissam Ben Yedder, disputa el balón ante el defensa del Real Madrid, Sergio Ramos, en el estadio Sánchez Pizjuán, en Sevilla. EFE

Martín Onti: Fatalidades en Andalucía

SEVILLA, España.- Como tal se podría considerar lo sucedido en el Sánchez Pizjuán entre el Sevilla y el Real Madrid. La fatalidad no se decidía a quien estrecharle la mano, hasta que Sergio Ramos desperdició el primer penalti de los dos que tuvo el defensa merengue a favor de su equipo. Suele ser de importancia cómo termina cayendo la moneda cuando un partido se decide por mínimos detalles y eso ocurrió en la capital hispalense, como para sacar conclusiones inteligentes a partir de aquí.
 
Con el conjunto de Zinedine Zidane pensando más en la Champions League que en La Liga ya concluida para ellos, y con el de Joaquín Caparrós luchando para meterse en Europa a falta de dos jornadas para el final del torneo, la tónica del juego denunciaba dejadez mental por parte de los madrileños y esa extraña sensación de pobreza futbolística que tienen los equipos que juegan ante el Madrid sea donde sea.
 
 
El Sevilla se encontró con un muy buen resultado y a pesar de ello, casi paga caro no sólo su falta de plenitud física sino su timorata prestancia sobre el final del partido. El Real Madrid con muy poco, y en base a su estampa de equipo grande, por poco termina protagonizando otra remontada de esas a las que nos tiene acostumbrados el campeón de Europa.
 
Sin embargo, y al margen de la fatalidad que le termina dejando el triunfo a los andaluces, se hace muy interesante sacar conclusiones para ambos cuerpos técnicos. Los datos son relevantes para tener en cuenta de cara a lo que se les viene a Zidane y a Caparrós mucho más allá de esta victoria sevillista o, puesto de otra manera, de esta derrota de los blancos en la capital hispalense.
 
No es este partido lo que define la temporada del Sevilla ni la del Real Madrid, sino la valoración de lo visto esta noche y la practicidad con que se afrontará lo que les depara en ámbitos futbolísticos muy diferentes. 
 
El local necesita despertar de la pesadilla Montella lo antes posible. Por ello, el carácter del nuevo técnico utrerano se transforma en fundamental para alcanzar el propósito de una entidad acostumbrada a codearse entre los mejores del continente. Más en base a tesón e intensidad física, los andaluces deberán corregir su fragilizada mentalidad por sobre su mediocre fútbol para la consecución del objetivo europeo porque, para ser sincero, Caparrós no cuenta con muchos mejores jugadores de los que ha puesto en escena.
 
Por su parte, el visitante tiene por delante una misión distinta, que aunque parezca compleja se hace más fácil de resolver. Hoy, sin Keylor Navas, Carvajal, Varane, Marcelo, Modric, Kroos, Isco, Cristiano Ronaldo y, si se me permite, Gareth Bale, la respuesta se hace tan fácil como descartar la fatalidad y asegurar que dos más dos serán definitivamente cuatro en Kiev… aunque no siempre dos más dos son cuatro, como dice Joan Manuel Serrat.
 

ENLACES RÁPIDOS:

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!