Horarios

Martín Onti: Explicación a las derrotas

MADRID, España.- Hacer coincidir la derrota de los dos grandes equipos del fútbol mundial en una misma jornada, en una misma noche, en un espacio de 4 horas y en una liga en la que aún así continúan siendo líderes, es algo extremadamente inusual. No sorprendió tanto la caída a primera hora del Barcelona a manos del humilde Leganés, pero ya sí, por las formas, la del Real Madrid ante un Sevilla pletórico de justa euforia en el Sánchez Pizjuán cuando se cerraba la noche futbolística. 

Las causas, creo, tienen orígenes disímiles aunque compartan el hartazgo. Hablar de la entidad catalana y explicar su varapalo ante el conjunto de Mauricio Pellegrino es más accesible desde la realidad. Todo aquel que sabe algo de fútbol, que puede ver el funcionamiento de un grupo bajo el comando de una persona y ser buen observador de las conductas humanas, podrá comprender que el Barcelona es un equipo de necesario buen nivel de autoestima para su óptimo rendimiento.

Me explico mejor. El Barça juega de acuerdo a sus sentimientos, pone en práctica lo que trasmite el técnico de turno. Así fue con Guardiola, con Vilanova, con Martino, con Luis Enrique y ahora con Ernesto Valverde. Las dudas del ‘Txingurri’ se apoderaron una vez más del débil carácter de la mayoría de sus jugadores y el destino hizo el resto ante el Leganés en Butarque.

Una larga lista desde Sergio Roberto hasta llegar al propio Messi y a través de Busquets, contagiaron a los pocos que algo de sangre combativa en la adversidad poseen. El ‘Lega’, una escuadra muy inferior al Barcelona en cada punto de comparación a todo nivel, anoche se encontró con la tragedia blaugrana para alegría de toda su gente.

El caso del Real Madrid, dista de manera opuesta a la herencia culé, porque si de algo demostrado existe en lo que no pecan los dirigidos por Julen Loptegui es precisamente de su carácter de lucha y tesón, sin embargo, en la capital andaluza hasta en eso fallaron. 

Es verdad que Pablo Machín planteó una batalla de iniciativas atrevidas, de pegar primero y no dejar que el adversario piense. Así fue el inicio de un juego en el que la mayoría de los merengues todavía estaban de festejos en el Royal Festival Hall de Londres y sin visos de despertar a tiempo para enterarse que en 45 minutos ya habían perdido el partido.

Dormidos en el KO, ni la ausente personalidad de Ramos, Varane, Nacho, Casemiro y compañía pudieron revertir la situación ante el Sevilla. El Madrid deambuló en territorio hispalense y admitió su condición de vencido ante un estratega que entendió el momento del rival, planteando un combate en base al trabajo de generales como Ever Banegas donde el resto de la tropa acompañó sin desfallecimiento hasta la alegría final.

Se entienden las urgencias del fútbol de nuestros días al amparo de las exigencias económicas, entendiendo que a la piedad no se la mide en dividendos. El fútbol hace rato le vendió su alma al diablo y este, cada tanto, reclama lo que es suyo.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!