Horarios

Martín Onti: "En defensa de Florentino Pérez"

MADRID, España.- Buscar un culpable, un objetivo contra el que disparar toda la impotencia de la derrota, la frustración que conllevan los malos resultados y la amargura de vivir en la medianía de la tabla, más aún cuando se está acostumbrado a vivir en la opulencia, trae aparejado en el corto tiempo la reacción lógica de pensar en que algo se ha hecho mal. Un Real Madrid aburguesado por codearse en la cúspide del nivel futbolístico mundial, no se siente cómodo con este disfraz de institución "mediocre" y desde ese punto de vista cualquier tipo de reacción es entendible.

El denominador común de las culpas apuntan al presidente merengue, Florentino Pérez, y a su nueva política de gastos medidos para mantener al campeón de Europa en la cima de los éxitos. A veces decidir situaciones de funcionamiento pasa por el análisis de un sin fin de factores que viajan en paralelo al desarrollo deportivo de un club y, desde este concepto, habría que medir el momento actual de la institución navegando en los mares de la mezquindad inversionista.

Sin embargo, uno debe repasar incidencias entre una temporada y otra para entender que hay equipos que sufren más que otros la readaptación al mejor nivel futbolístico, sobre todo después de haber pasado penurias que verdaderamente hacen al fondo de la situación.

La explicación, aunque personal en este caso, implica que todo se reduce al manejo de una economía que se hace necesaria para el fútbol mundial. Nadie estaría en su sano juicio si las cuentas de una empresa, el Real Madrid en este caso, cierran desfavorablemente entre ganancias y pérdidas. Apostar al crecimiento de un club conlleva una política paciente y ordenada porque de ello depende la salud económica del mismo. La apuesta está hecha por el Sr. Pérez y habrá que ver si le dan tiempo a demostrar su osadía.

La intervención hecha, que comenzó hace un par de temporadas atrás con la contratación de material muy joven para campañas posteriores como Marco Asensio, Jesús Vallejo, Dani Ceballos, Álvaro Odriozola, Vinicius Jr, Mariano Díaz, Thibaut Courtois, requiere de una continuidad que apuntale dicho proyecto y no buscar un cambio de caballo en el medio del río.

Previendo lo que pasaría en un futuro inmediato, Florentino Pérez tramó un plan que comenzó a desajustarse al término de la campaña anterior. La salida del club de Zinedine Zidane y Cristiano Ronaldo es ahora una carta vejatoria contra el presidente y su directiva al no haber obtenido resultados convincentes. Pero, sigo sosteniendo que la culpa no es, en esta oportunidad, de los señores de pantalones largos del Madrid, sino del sistema en el cual la institución está inserta y que contempla mirar más allá del Paseo de la Castellana para entender la real dimensión del problema.

El Real Madrid como equipo se recuperará. No es cuestión de entrenador como se ha pretendido dejarlo indicado con el aniquilamiento de Julen Lopetegui. Tampoco, en el fondo, lo es de los jugadores. Hoy, provisionalmente, es el turno de Santiago Solari para salvar el momento y luego de quién sabe quién hasta que las aguas vuelvan a su cauce natural y acostumbrado, al margen de jugar con dos cojones, como dice Solari.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!