Horarios

Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mar.Nov.10 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Jue.Nov.12 12:00 AM EST
Mié.Nov.18 12:00 AM EST

Martín Onti: El “sicario” neerlandés

MADRID, España.- Todos los ojos acusadores se dirigen contra la gruesa y prolija humanidad de Ronald Koeman. Puede que estos días de pretemporada ‘culé’ sean un calvario para el técnico neerlandés, pero, él debe entender que también lo es para mucha otra gente ligada al FC Barcelona. Desde los propios jugadores al último de los aficionados azulgranas, todos palpan la incertidumbre institucional en la que se encuentran.
 
Superado el ‘Caso Messi’ con significativo éxito –podría ser un decir a juzgar por la cara del argentino en muchos pasajes de estas últimas semanas- las decisiones a las que ha debido aferrarse Koeman tienen diferencias de perspectivas que merecen ser tenidas en cuenta.
 
 
 
Como era de esperar, desde su asunción al mando, el estratega holandés ha respetado el curso de su política personal y en esto no podemos achacarle su honestidad operativa. Koeman es Koeman, un hombre de fuerte carácter que ha sido contratado para poner la cara donde el resto no lo quiere hacer. Nadie en los órdenes de mando del FC Barcelona tiene el valor necesario para hacer lo que hace rato se debería haber hecho.
 
Ni bien cruzó la puerta del Camp Nou, lo primero que hizo Koeman fue decapitar a quienes ya se habían decapitado a sí mismos. Rakitic, ya afuera, Luis Suárez, Arturo Vidal, Rafinha y algunos otros que están en la ‘lista negra’ pero que en apariencia apuntan a ser exonerados, caso Sergio Roberto, Semedo, Busquets, Dembélé y Braithwaite, siguen acudiendo a Can Barça con la espada de Damocles pendiendo sobre ellos.
 
La última ‘bazooka’ arrojada por el nuevo entrenador del Barça, si no ha calado hondo en el vestuario ha eclosionado en el límite de lo inesperado. Las noticias despertaban ayer, en vísperas del trofeo Joan Gamper, con la novedad que una de las más valoradas perlas de la cantera blaugrana, Riqui Puig, deberá buscarse equipo de cara a la próxima temporada.
 
Ahora bien, este tema de Riqui Puig, eso si, tiene sus variantes y justificaciones como para comprender la decisión de Ronald Koeman. Está claro que la juventud y la falta de experiencia del juvenil mediocampista juegan, en este momento de su carrera, en contra de las posibilidades de que se convierta en el protagonista que un equipo de élite como el Barcelona requiere. Por ello, quizás, la idea de emigrar a otro club y luego retornar con mayor peso temperamental y futbolístico sea lo conveniente para el joven de Matadepera.
 
De todas maneras, impávido y obcecado, el ‘sicario’ holandés intenta enderezar a su modo, aunque con directivas de ajenos señores temerosos, el rumbo de una nave que tocó fondo en la fatídica noche del 2-8 en Lisboa, y que no tiene otra alternativa más que ser reflotada a la superficie antes de hundirse en la mediocridad del fútbol europeo.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!