Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: El problema del Madrid

MADRID, España.- Claro que existe un problema en el Real Madrid. No hace falta ser un lumbreras para darse cuenta que el origen es uno y nada más que uno. La falta de triunfos y todo lo que de ello depende en cualquier orden competitivo, trae aparejado conflictos ineludibles transformándose en el un conflicto de grandes dimensiones si estos lo tiene una institución como la que preside Florentino Pérez.

En ese escenario, los culpables son nombrados y numerados por doquier para descargar culpas que tienen que ver con una mala campaña o un pésimo momento deportivo que se atraviese. El secreto se conoce, mal se lo disfraza y así, peor se lo trata de cara a la galería mediática.
 
Vale o, a esta altura de las circunstancias, valía, que se señalara un chivo expiatorio para encauzar la culpa. En una gran seguidilla de malos resultados para el equipo de Zinedine Zidane, lo lógico, a priori, es que el encargado de conducir un proyecto sea el que asuma la responsabilidad de los derroteros, que se haga responsable por el incumplimientos de objetivos que están pensados y contados por exitosos. Esa es precisamente la parte en la que el entrenador francés está fallando, la espiritual, no la futbolística.
 
Contado así, muy fácil sería apuntar a ‘Zizou’ para despellejarle indicándole el camino del fracaso y el consiguiente despido en una empresa que vive de conquistas como el Real Madrid. Sin embargo, puede que no sea tan clara la situación revestida de variables que salen en defensa del conductor francés, aunque se le achaque a este errores de persistente capricho como es seguir insistiendo con Karim Benzema en la alineación titular.
 
La primera de las premisas a favor de Zidane, permítaseme defenderlo en este caso, es su valor para plantear una idea y hacerla respetar, y conste que no hablo de sistema de juego. En este particular el técnico merengue prefiere atarse a un libreto confiable con sus hombres de siempre y dejar en un segundo plano a las jóvenes figuras que se imponen desde el exclusivo palco madridista.
 
Descartando a Marco Asencio y la compleja situación de Isco, todos sabemos que las suplencias de las noveles incorporaciones de los Achraf, Vallejos, Hernández, Ceballos, Llorente, Mayoral y compañía son una muy buena medida de Zidane de cara a preservar el futuro de jugadores que aún no están listos para asumir ser regulares en el primer equipo blanco en condiciones tan particulares como la actual.
 
Si a ello le sumamos el verdadero motivo por los que el Madrid acusa horas bajas de producción futbolística, la resultante se hace cómoda de imaginar. Los 5 títulos de la temporada pasada y los continuos logros de éxitos recientes a nivel grupal, e individual, de sus hombres, termina pasando factura al vestuario. Esa falta de motivación a la que se llega por el exceso de victorias y empacho de galardones, emborracha primero, adormece luego y paraliza finalmente hasta un nuevo despertar.
 
Martín Onti
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!