Horarios

Sáb.Nov.23 11:00 PM EST
Lun.Nov.25 11:35 PM EST

Martín Onti: El parvulario blanco

MALLORCA, España.- Desde la alineación que impuso Zinedine Zidane en Son Moix para enfrentar al Mallorca hasta la infantil expulsión de Álvaro Odriozola, este Real Madrid se asemejó más a un grupo de niños en estado de desconcierto camino a un parvulario, que a hombres en condiciones de hacer frente a un momento puntual en la adultez que se le exige a una institución consolidada en el fútbol mundial.
 
Cuando, por ejemplo, la experiencia de futbolistas como Sergio Ramos, Marcelo, Casemiro y Benzema, por citar a los más experimentados en esa escuadra que jugó ante el Mallorca, no alcanza para sostener a un equipo de supuesta gente mayor, es necesario imponer una personalidad que de alguna manera inste a consolidar una trayectoria hecha a lo largo de la historia. Algo que no hizo el Real Madrid de Zidane anoche en la capital de las Islas Baleares.
 
Ese Madrid que describimos en la teoría, fue un equipo ausente, extraño y ensimismado en el letargo a lo largo del juego. Es verdad que hubo ausencias considerables si miramos hacia atrás en el tiempo y pensamos en la solidez que jugadores como Toni Kroos, Luka Modric, Gareth Bale o el ayer suplente Raphael Varane suelen darle, pero, de allí a permitir esta desazón lúdica, sólo señala una distancia tan marcada como preocupante.
 
También se tiene en cuenta que las urgencias de los calendarios internacionales apremian más a los poderosos que a los no tanto, por ponerlo de alguna forma. Sin embargo, este aspecto es un tema que debe estar incorporado en las grandes entidades como la de Florentino Pérez, donde su estratega principal tiene que pensar en cada detalle, no tan mínimos, si a la planificación de cada temporada aciaga como las que debe enfrentar el Real Madrid se refiere.
 
Una cosa son las necesidades en épocas tranquilas donde se juega sólo la liga y, cada tanto, la Copa del Rey; y otra, muy distinta y trascendental, es cuando se suma la Champions League que, para peor, ha tenido un inicio que no garantiza los éxitos de antaño como está siendo en la actualidad para los merengues. 
 
El viaje a Estambul, donde por el torneo europeo enfrentarán al Galatasaray turco durante la semana que se avecina, ha pesado más en la programación general del Real Madrid que este partido ‘de trámite’ en Son Moix, y así han resultado las cosas. Se dice que a los partidos lo ganan los niños y a los campeonatos los hombres, pero, por ahora, el parvulario blanco no parece darle la razón a aquellas sabias palabras que supo pronunciar en alguna ocasión Joaquín Caparrós.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!