Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST
Zidane

Martín Onti: El origen y el final

Muchos nos preguntamos qué está ocurriendo con el Real Madrid de Zinedine Zidane. Las respuestas uno las puede buscar en referencia a lo futbolístico, a lo físico, a lo institucional o a lo coyuntural de situaciones que hacen al todo que atraviesa la entidad de Florentino Pérez. Cada una de ellas incide en el resultado postrero pero no dejan de ser dependientes de una razón principal que difícilmente tendrá solución en nuestros tiempos tan embebidos de urgencias comerciales.

Para que se concrete un negocio, para llegar a buen término, las partes tienen que estar de acuerdo para transar con las conveniencias y eso lleva implícito precios que cada uno debe pagar para conseguir el producto deseado. El mercantilismo que rodea al fútbol es de lo que hablamos, y los protagonistas para la consecución de tales propósitos tiene en esta ocasión al Real Madrid como ejemplo de lo que sucede a veces, a mayor o menor escala, en otros tantos equipos alrededor del mundo.

Para que una empresa acumule ganancias se debe proponer un artículo de interés. Partiendo de esta premisa básica para lucrar con beneficios, debemos centrarnos en priorizar los rendimientos acorde a lo que exige el mercado. En el fútbol español, como para reducir el espectro temático, el Real Madrid es un género de renombre que ofrece innumerables posibilidades que no sólo resultan ser de interés comercial.

Una vez explicado el origen y el producto, mencionaremos que para la puesta en escena del mismo, se precisa de un entorno que sepa conducir las negociaciones de dicha elaboración y las maneras adecuadas de vender dicha obra, en este caso, la marca propiedad de Florentino Pérez. 

Aquí es cuando en realidad ya está montada la cadena de manufactura que no tiene alternativa a otra cosa que no sea apuntar a la mejor rentabilidad posible. En este apartado se mezclan todas las etapas anteriores y ya no es posible el renunciamiento a la elaboración constante del producto en favor del lucro perseguido.

Entender este proceso se hace fácil cuando uno opera con elementos inertes, cosas que no tienen vida, sentimientos ni egos. Otra cosa es hablar, en su gran mayoría, de futbolistas, personas jóvenes, adineradas, endiosadas y con una comprensión muy particular del valor de lo que es la realidad, esa realidad que es el común día a día del resto de los mortales que ellos perdieron en su horizonte por ganarle al desafío al alcance de un puñado de privilegiados que le pegan a un balón.

Con esa verdad se encuentra Zidane ahora en el Real Madrid. Con esa falta de motivaciones que un ser humano por lógica -discutible o no- tiene ante los ‘retos pequeños’ de una Liga, de una Copa y, si me apuran, hasta de una Champions League.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!