Martín Onti: El nuevo credo de sus majestades

La Televisión se ha transformado en el nuevo credo del fútbol mundial. Quién iba a decir que en la plenitud de nuestros tiempos contemporáneos esta terminaría siendo todo un referente en nuestras vidas. Parafraseando a un comercial que en su momento abrió un nuevo camino en la industria de la indumentaria deportiva, aquel ‘impossible is nothing’ hoy nos aferra a ella como a una nueva religión en la que confiamos ciegamente para continuar conectados a la pasión futbolística.

Si existían pequeñas esperanzas con las que presionaban algunos dirigentes, inversionistas, o interesados mercantiles alrededor del mundo del fútbol español albergando la ilusión de ver los estadios con público, la presidenta del Consejo Superior de deportes, Irene Lozano, acaba de echarlos por tierra por tiempo indeterminado y otorgando mayor poderío a sus nuevas majestades, la Televisión y el Televisor.

Variados y sólidos puntos de vista separan los deseos de aquellos al amparo de una realidad innegociable. La certeza de las razones sanitarias que esboza la señora Lozano, con el consenso del gobierno central español, le otorgan la amplitud a un dictamen que, por un prudencial espacio de tiempo, mantendrá las gradas de los escenarios de este juego en orfandad de aficionados.

La medida, de acierto o no dependiendo del posicionamiento de los interesados de turno, va dejando en claro que el Coronavirus triunfa por la imposición del miedo. Azotando con hechos que quedan respaldados en los casi 30 mil muertos a causa de su devastador paso por territorio español, la Covid-19 demuestra que la prudencia no debe ser desafiada ni siquiera por la emoción del deporte más popular del planeta.

Así renace un nuevo credo. El advenimiento del televisor, en las pulgadas que corresponda, nos acerca a la vivencia tecnológica de la televisión desde una tribuna diferente. El acostumbramiento del ser humano engañando a la razón que esgrimen los sentimientos y la abstención inteligente al desborde emocional, da paso a la calma de un festejo mesurado desde el sillón de nuestros hogares.

LaLiga dio ya inicio en Sevilla, continuará hoy en Valencia y en Granada; se propagará este sábado desde Barcelona, Madrid, Vigo y Mallorca; el domingo, la caja del entretenimiento moderno se encenderá desde Bilbao, San Sebastián y la capital del reino. Esto no ha hecho más que comenzar. Un calendario frenético nos espera a diario hasta el final de una temporada que nadie estaba seguro podría terminarse de la mano del nuevo credo de sus majestades.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!