Horarios

Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mar.Nov.10 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST

Martín Onti: El fin de la fe

BARCELONA, España.- De dos maneras se podrá entender una misma sentencia. ‘El fin de la fe’, en sí misma, encierra dos posibilidades para comprender una intención de lo que se pretende trasmitir. Puede manifestarse en contextos que dependan del origen de la temática y bien puede, también, aceptar significados positivos como negativos teniendo en cuenta el inicio esperanzador o el final previsto de algo.
 
El Barcelona de Ernesto Valverde ha llegado a ese punto en que la Fe, juega más para el provecho de su equipo desde la desconfianza que el adversario tiene de sus propias aptitudes, que de la confianza que los futbolistas azulgranas tienen en ellos mismos.
 
Indefectiblemente algo se ha perdido en el camino. Es verdad que los detalles son una cuestión particular cuando de investigar la raíz del problema se trata, y en ese sentido el conjunto del ‘Txingurri’ Valverde está tocando fondo con la fortuna de que la desgracia, a pesar de todo, continúa jugando a su favor.
 
La Fe se ha ido perdiendo en Can Barça en cada parcela de la entidad. Varias son las causas que se han unido en un determinado espacio de tiempo y que resultan de difícil resolución. Se quiera o no, tapar el bosque con un arbusto tiene sus inconvenientes si se elude la verdad. El FC Barcelona con esta plantilla actual ha llegado a un punto de no retorno otro que la inmediata reacción para recuperar esa seguridad de la que evidentemente adolece hoy.
 
Ya no hay una confianza y seguridad en lo que se pregona, y menos aún en lo que se hace sobre un terreno de juego. El último en sucumbir ha sido Ter Stegen, a quien ya le notamos errático y dubitativo. Las bandas son un desconcierto absoluto perdiendo a cada rato ese libreto estratégico en el método blaugrana. Centrales, incluido Busquets, se pierden en esa ambigüedad profesional de Gerard Piqué que contagia a sus compañeros de sospechada manera. Una línea media de ineptitudes tácticas que sólo la combatividad de Arturo Vidal salva. Un ataque que desvaría entre la vejez lógica acotada de Luis Suárez y la inoperancia de Griezmann y Dembélé, uno por ignorancia inconciente y el otro por incapacidad de desarrollar su juego en este equipo.
 
Y así, sólo queda Lionel Messi. El origen o el final de la Fe en que se ha basado este FC Barcelona desde la salida de Xavi Hernández y Andrés Iniesta. El Barça hoy en día gana más por la camiseta que por sus prestaciones futbolísticas. No vale escudarse, aunque sean ciertas las excusas, en el fuerte viento, el frío o el horario. Ante el Leganés, aquel campeón de todo pasó como un fantasma por el sur de la capital del reino, sin enterarse siquiera cómo es que aún es el líder de LaLiga.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!