Martín Onti: "El declive de un goleador"

MADRID, España.- Al caer sus 32 años un atleta, un futbolista que vive del gol en este caso y en la función de delantero centro, comienza a ver sus dotes mermar. No se puede luchar en contra de la lógica que el cuerpo impone a la mente porque esta, tarde o temprano, termina sometida al irremediable declive de sus aptitudes físicas y técnicas.

Ese futbolista que comienza por disimular errores impropios de alguien que ha vivido de sus goles, propone equivocaciones ajenas como justificación a las propias, señala un mal pase aunque con diplomacia, no termina de aceptar su falta de oportunidades producto de sus falencias físicas y sólo vive de los últimos estertores y de ese olfato que convivirá siempre con él y que continuará mostrando, a su vejez, en amistosos entre amigos o partidos de beneficencia.

Pues, si es triste para los de afuera tener que remarcar un hecho que se ve venir, sin duda lo es más para el jugador que es quien finalmente debe enfrentar ese destino en los días cercanos a una jubilación indeclinable. En ese estado se encuentra desde finales de la temporada anterior el uruguayo Luis Suárez. Por más que su carácter y perseverancia lo mantengan ilusionado para continuar su carrera unos meses más en el FC Barcelona.

Eric Abidal, el secretario técnico y encargado de ponerse en campaña para resolver este evidente problema que el Barça tiene, no parece estar preocupado por buscar un sustituto que con tiempo vaya acoplándose al juego de la entidad blaugrana. Varios pueden ser los motivos para que este tema no haya tenido definición ya, y no sería justo suponer escenarios que son sólo chismes de corrillos pero que no se pueden argumentar con fundamentos veraces.

Lo cierto, y real, es que el atacante del Barcelona a pesar de estar entrando a su etapa de decadencia al más alto nivel futbolístico, sigue siendo ‘el tuerto en el país de los ciegos’ y es de hacer notar que aún así, se ubica como segundo en la lista de anotadores de LaLiga sólo por detrás de Lionel Messi, lo cual significa que todavía le alcanza para revalidar una vez más sus condiciones esta temporada, aunque el declive sea manifiesto.

Sin negar la importancia de Suárez para el conjunto de Ernesto Valverde, bien haría la institución catalana en abocarse de inmediato a buscar un digno substituto del ‘charrúa’ de cara a la venidera temporada. La salida inminente de Munir El-Haddadi, la venta de José Arnaiz al Leganés, la falta de confianza en el juvenil Abel Ruiz, y la negativa de invertir en un reemplazante idóneo para Luis Suárez, sólo aportan confusión ante el camino al ocaso de su goleador titular.

A decir verdad, ante el Levante en el Ciutat de Valencia y por la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, donde el Barça perdió 2-1, la falta de un hombre gol quedó fielmente comprobado ante la mirada impávida y extraviada del "Txingurri" Valverde. Como para ponerse a pensar seriamente en el tema.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!