Martín Onti: El constante volver a empezar

Cada receso por fecha FIFA, que ahora se hacen con mayor frecuencia debido a la UEFA Nations League instaurada a partir de la presente temporada en Europa, trae mayor número de incertidumbre a la liga española, al menos desde una apreciación personal, y hace que la duda sobrevuele de la mano del deseo de retomar el interés que en pasadas campaña La Liga solía ofrecer.

A pesar de la bipolaridad que generaban en épocas anteriores el Real Madrid y el Barcelona, sumado a ellos el Atlético de Madrid de Diego Simeone, aquellos torneos generaban una atracción diferente. Aunque con exclusividad a ellos tres, LaLiga era dueña de esa memoria semanal que hoy el nuevo evento de la UEFA no despierta. Muy por el contrario, sólo es notable la complicación mental de encaminar el sentimiento del retorno toda vez que se hace necesario volver a empezar desde donde se dejó la última jornada.

Quizás lo que el máximo ente europeo no contabilizó a la hora de hacer el análisis general, fue la costumbre de los aficionados a un ritmo propio y peculiar, a no querer comprender o aceptar, si ese era el riesgo, que tanto fútbol sería indefectiblemente demasiado fútbol.

Con esto de que hoy cualquier plan está al alcance de lo imposible hecho posible, no se hace bizarro pensar que una programación maquiavélica sea llevada a la realidad sin el menor atisbo de sentirse culpable por ello. Todo es tan accesible en la contemporaneidad de nuestros días, que el hecho de solamente pensar en lo insinuado asusta, incluso desde la utopía.

La audacia de poner en práctica certámenes casi en paralelo ha demostrado, al menos, la falta de ensamblaje entre lo que termina hoy y empieza de inmediato mañana. Todos, incluso quienes estamos en esto desde hace un buen tiempo, necesitamos un espacio mental para saltar de un compromiso a otro sin tenernos que engullir todo el menú de una tacada.

La ‘novatada’, para no ser tan maligno en la opinión, sale tan cara como que en una semana, y en este tipo de fechas libres, ciertos compromisos internacionales deban jugarse dos veces al no tener rivales del continente europeo a causa de la Liga de Naciones de la UEFA. El caso de Argentina y México enfrentados dentro de ese corto lapso de tiempo en distintos escenarios del país anfitrión no me deja mentir.

Es por demás verdadero que el fútbol ha ganado auge por innumerables razones que, además, se generan desde el lógico interés que despierta su popularidad, pero, también es cierto que llevar tantas veces el cántaro a la fuente hace que al final este se rompa.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!