Horarios

Mar.Sep.22 12:00 AM EDT
Mié.Sep.23 12:00 AM EDT
Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT

Martín Onti: El Barçagate

MADRID, España.- ¡Ahhhh! El poder. Sí señor, qué distintas y oscuras maneras tiene el ser humano de condicionar el mundo que gira a su alrededor para ostentar el mando. Repleto de ejemplos estamos, en el estamento que se nos ocurra, para argumentar las variadas formas de operar en provecho de un objetivo que conduzca a las conveniencias que suele otorgar el poder.
 
 
Deberíamos comprender ese sentimiento de gobernar a voluntad desde una óptica adecuada, y evidentemente juzgando las ocasiones en que ocurren. Sabemos muy bien que los parámetros para ejercer tal dominio sobre ciertas situaciones no está al alcance de cualquiera, y eso es precisamente lo que hace que estas sobresalgan en la escena diaria, por el simple deseo de vivir la imaginación en la realidad ajena.
 
El FC Barcelona es una de las instituciones de mayor poder que existen en el firmamento del fútbol internacional. Sería inapropiado hacer ahora una apología de lo que significa la entidad catalana en el mundo del deporte, como tampoco serviría hacer hincapié en las innumerables áreas en que la sola aparición del escudo blaugrana con una firma debajo, desestabiliza a su favor una opinión o una simple petición.
 
Pues, toda esta sintética introducción nos da una cercana idea de lo que significa ser el presidente del FC Barcelona. Josep Maria Bartomeu, y cualquiera que esté en condiciones de apegarse a los criterios expuestos, haría prácticamente lo mismo para no separarse jamás de ese enfermizo poder que otorga un status de semidios a la piel de un ser humano.
 
Se podrán esgrimir las acusaciones que sea menester señalar, denunciar los manejos más turbios posibles para culpar al gobernante, distinguir buenas acciones de malos procederes a favor de un objetivo y nada, absolutamente nada cambiará a menos que el sostén político se rompa en cualquier recorrido del hilo que conduce al poder.
 
Lo que ha ocurrido, y ocurre, en el Barça, ya ha pasado en muchos otros clubes. Sin importar la escala, la desestabilización es una herramienta más de utilidad para gobernar y sólo se queja aquel a quien las circunstancias le resultan adversas en el lugar que sea.
 
Hoy, pasa que las conveniencias no son tal y por ello se descubren necesidades que la realidad ya no puede esconder. El Barcelona es un equipo que ha comenzado a caminar en el filo del abismo futbolístico, perdido en las ideas de Quique Setién, en la frustración de Lionel Messi, en el desánimo de Marc-André ter Stegen, en la edad de Gerard Piqué, Jordi Alba, Sergi Busquets, Iván Rakitic y Luis Suárez. Por ello aparece este ‘Barçagate’, el poder a subasta y Bartomeu señalado como si hubiese vida después de la muerte.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!