Horarios

Martín Onti: Diferentes juicios futbolísticos

MADRID, España.- Desde el inicio de la actual temporada no hago más que escuchar alabanzas hacia el juego del francés Ousmane Dembélé en el Barcelona. Es evidente que las personas no juzgamos con el mismo rasero las cosas. Las actuaciones de los futbolistas, para los críticos deportivos, deben tener normas de rendimiento que provoquen opiniones amparadas justamente en esos fundamentos que puedan y deban ser justificados desde la producción general y no particular.
 
En el caso del atacante galo, la condición de haber marcado en los encuentros en que jugó parece haber sido la baza principal de los halagos que leo y escucho por doquier. Es verdad que en los seis partidos en que ha participado Dembélé convirtió 5 goles de importancia capital para los azulgrana. Aquel gol en Tánger que le dio la Supercopa a los de Ernesto Valverde sumado a los de Zorrila y Anoeta que significaron victorias para el actual líder de LaLiga, sobre todo, suenan a cartas de validez para quienes le defienden más allá del real aporte de su juego.
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

¡ @fcbarcelona sigue imponiendo récords en la @ChampionsLeague !

Una publicación compartida por Telemundo Deportes (@telemundodeportes) el

 
Mientras esto ha ido ocurriendo, y ciertamente sorprendido por el consenso general de los medios, he debido poner mayor interés en las actuaciones del delantero blaugrana. A partir de entonces, cada partido de Dembélé ha significado un desafío personal para encontrar el origen de un aporte futbolístico tan mayúsculo como lo pintan y que yo, por ahora, no alcanzo a ver.
 
He observado cada actuación del francés y, aparte del oportunismo de sus goles bien aprovechados, no puedo encontrar facetas positivas que sumen en la dimensión de crack con que se le condena, y digo esto porque es ciertamente un castigo tener que responder a las exigencias de un nivel que pienso Dembélé no ha generado todavía. Siempre y cuando debamos aceptar que en algún momento fue un jugador desequilibrante en favor de su equipo, el juicio mediático no me parece el adecuado.
 
Quizás en su época del Borussia Dortmund, con otro tipo de propuesta en la que su gestión se acoplaba mejor a las ideas de Jurgen Klopp, el ‘Mosquito’ picaba mejor y hacía mayor daño comparado con la confusión que en el Barcelona trasmite, inclusive para el propio Messi que todo lo imagina. Pérdidas de balón, faltas cuando defiende, equivocación en los pases e invasión de zonas ajenas, son algunos de los errores conceptuales que parece no verse en el trabajo de Dembélé.
 
Realmente a día de hoy, incluso con sus 5 goles de inestimable consideración, Ousmane Dembélé no ha podido para mi, todavía, borrar la imagen de la presentación vestido de culé que tengo de él, cuando el balón no le quería hacer caso e insistía en dejarle en ridículo. Por ahora, deberé seguir esperando hasta coincidir en la favorable opinión de los medios, o no.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!