Horarios

 Neymar JR of Barcelona reacts during the La Liga match between FC Barcelona and Malaga CF at Camp Nou stadium on November 19, 2016 in Barcelona, Spain. (Photo by Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images)

Martín Onti: De presencias y ausencias

MADRID, España.- Jornada en España que estira las diferencias entre el Real Madrid y el Barcelona. Despropósito a primera hora del conjunto catalán frente al Málaga que le saca un empate sin goles en el mismísimo Camp Nou y deja al descubierto duras críticas que debieran hacerse al equipo de Luis Enrique. Debacle del Atlético de Madrid ante los de Zinedine Zidane en la despedida del derbi de la capital en el Vicente Calderón, en un encuentro en que el Madrid sentenció desde lo espiritual a una escuadra colchonera perdida en lo futbolístico.
 
Sin salir de la sorpresa que fue el descarte de Lionel Messi a última hora, por sus ya famosas descomposturas estomacales, el Barça deambuló entre la ineficacia de sus hombres y la incapacidad de su técnico para ofrecer mejores alternativas ante un adversario sumamente inferior en lo técnico.
 
 
Ejecutó Cristiano Ronaldo con un hat-trick al conjunto colchonero cegado por una historia que, en apariencia, le condenará a ser el segundón por el resto de su existencia sin importar que el clásico de la ciudad se juegue a orillas del Río Manzanares o en las cercanías de la M-40 donde se reconstruye La Peineta.
 
Una ausencia que en Barcelona condena desde lo espiritual a los azulgranas y una presencia que enaltece el orgullo de los blancos en Madrid. Dos alternativas extrapolables que como testimonio del éxito o fracaso de las dos entidades más representativas del fútbol español, se transforman en válidos portadores de la alegría y la tristeza. 
 
 
En un fin de semana para el análisis que corresponde y las conclusiones que sentencian, queda el empate con mucho sabor a derrota para el Barcelona y un triunfo incuestionable para el Real Madrid que alertan sobre la incertidumbre de situaciones que preocupan, o que seriamente deberían preocupar. 
 
Mirando al Mediterráneo y con muchas dudas desde lo operativo, de si su política de compra-venta de jugadores es el adecuado a sabiendas de un sistema de juego que se empecinan en no priorizar frente al negocio, no se puede achacar las culpas al pobre Paco Alcacer por las ambiciones de algunos directivos, bajo el amparo Luis Enrique, por pretender contratar a un cómico para que entretenga en un velatorio.
 
 
La otra cara de la moneda ampara a los dueños de la Meseta, apostando a lo que podría ser el acierto inconmensurable de alargar contratos a figuras que continúan llenando de gloria los cimientos del inmueble merengue… al menos por ahora, y como lo deja presente el atacante portugués que condena desde el gol toda la impotencia que vuelven a mostrar los de Diego Pablo Simeone en su propia y ultrajada morada.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!