Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: "Conciencia debida"

MADRID, España.- Creo que después de este partido ante el Real Madrid, es casi una obligación moral para Ernesto Valverde dar un paso al costado como estratega de la escuadra azulgrana. Buenamente el FC Barcelona le sigue manteniendo en su plantilla como entrenador del primer equipo por razones que, sinceramente, desconozco en su verdadera extensión.

No se me podría ocurrir una defensa del técnico extremeño desde lo netamente futbolístico, simplemente porque sería infiel a mi mismo y a mi manera de entender este juego. No alcanzo a comprender el porqué de su continuidad como conductor de un equipo de primera línea, como pretende ser el Barça, sin hacer hincapié en el aspecto contractual.

Conociendo la devoción casi fenicia que profesan algunos componentes de la directiva blaugrana, mi tendencia lógica es apuntar a una arista económica que estipule la cifra millonaria que debería recibir Valverde en el caso de ser despedido. De no ser así, y remontándome a la temporada anterior en la cual ya la zozobra deportiva castigó duramente al Barça, mis conocimientos quedan en punto muerto para dar alternativas de solución a un tema que, me temo, no las tiene.

No exageramos, pienso, en señalar una instancia de probadas verdades en las que los elementos condenan la continuidad de un profesional en un cargo en el que viene fracasando rotundamente, y no sólo desde esta temporada, en la cual se podría argumentar que son líderes de una liga española de marcados altibajos y ya clasificados en una Champions League que no supera expectativas de mediocre consideración.

La conciencia de un ser humano es algo personal, no asumible desde el exterior de quien debe tomar decisiones honestas. El análisis de un trabajo pasa por uno mismo en el éxito y en el fracaso, en el engaño y la mentira que superan el enfrentamiento con la sinceridad y la verdad. Eso le toca decidir a Ernesto Valverde a la hora de medir su desempeño en la dirección técnica de este equipo que un día supo ser campeón de todo.

No se debe juzgar a alguien, sin repasar su accionar en las repetidas ocasiones en que deja su incapacidad al descubierto para desenvolverse en una posición para la que ha quedado caduco de conocimientos, escaso de soluciones y dueño de una nulidad casi absoluta para cambiar lo que evidentemente no funciona. Esa persona debería tener la integridad moral de saber cuándo ha llegado el tiempo de decir hasta aquí llegué como cabal muestra de honestidad consigo mismo.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!