Horarios

Martín Onti: Coches de lujo

MADRID, España.- Casi cada vez que uno se mueve cerca de donde los lujosos coches de las estrellas del fútbol transitan y a medida que los individualizamos al llegar a entrenamientos o partidos, nos preguntamos infinitas cosas en nuestras cabezas que jamás nos atreveríamos a hacerlas en voz alta. El silencio y los tópicos forzosamente varían a medida que el convencimiento nos lleva a hacer foco en cuestiones de mayor rapidez entre lo mundano y lo netamente profesional sin saber muy bien qué es lo correcto considerar entre suntuosas máquinas deportivas.
 
No sirve dar nombres propios sino hechos que derivan, en cierta manera, en las actitudes posteriores que sirven para juzgar el producto final que pretendemos realzar. Para ser más claros, es preciso acotar que el hecho de hacer hincapié en los orígenes de algunos futbolistas es de utilidad para comprender la resultante. Por lo general una conducta asociativa tiene fácil lectura desde esta perspectiva y de allí quiero que se entienda el porqué de esta intención.
 
No podríamos hablar de todos los profesionales del fútbol por igual, porque no se puede poner en la misma bolsa a todos los gatos. Hay quienes no se acercan a esta categorización por distintos motivos que van desde lo cultural a sus propias vivencias, pasando por esas consideraciones que define a los seres humanos sometidos a grupos sociales diversos. 
 
Todo es entendible en la variedad de colectivos que hacen a una comunidad, desde lo general a lo particular y viceversa. Todo un reciclaje de hechos que son considerados en el punto que les toca coincidir, compartir un vestuario por ejemplo, aportan distintas perspectivas cuando son parte de una institución y las reacciones sometidas a los juicios de dichos grupos.
 
Toda esta introducción con base en la conducta humana, debe tener su postura en un entorno conveniente. No es lo mismo considerar institucionalmente para este análisis a un todopoderoso como puede ser el Barcelona, el Real Madrid, el PSG, el City, el United, o el Bayern... que comparar la misma temática cuando tales entidades de menores valías presupuestarias son el Getafe, el Alavés, el Lille francés, el Wolverhampton inglés, o el Hertha Berlín, y sólo por citar a algunos. 
 
Esto, aunque secundario, tiene que ser tenido en cuenta para no equivocar la búsqueda de un objetivo común, algo que en el diagnóstico del problema no compete a todos por igual y que de estar mejor identificado, las soluciones tendrían más rápida y efectiva respuesta a la incumbencia social que por lo general afecta al fútbol moderno. Aquellos chavales alejados de las buenas costumbres, confundidos por la gloria pasajera y equívocos en la utilización de las cifras exorbitantes que entran en sus cuentas bancarias, deben estar alertados convenientemente por profesionales que les brinden herramientas para poder conducirse en un mundo casi irreal que ellos creen eterno.
 
Volviendo al punto de partida y coincidiendo en la opinión con un profesional del organigrama médico de un club español, la curiosidad se transforma en cuestionamiento a conciencia, para proponer un aporte terapéutico al que deberían ser sometidos ciertos futbolistas. Corresponder a la normas generales de comportamiento en un grupo de trabajo requiere hacer que el éxito deportivo viaje adecuadamente en un coche que todos puedan conducir con similares características, tanto por la carretera como por la vida, y a veces eso no sucede. Ejemplos tenemos por doquier y todos lo sabemos aunque nuestro mutismo prevalezca por un lógico sentido común.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!