Horarios

Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Jue.Dic.10 12:00 AM EST
Sáb.Dic.12 12:00 AM EST

Martín Onti: The Best o no The Best

ZÚRICH, Suiza.- Si pensábamos que ya habíamos visto todo con respecto a la actitud de Gerard Piqué cuando se retiraba del nuevo estadio del Villarreal tras el agónico empate del Barça ante el local, si creíamos que ver al defensa catalán retirándose al vestuario a voces contra un palco en el que estaba el presidente de La Liga, Javier Tebas, se quedaría en una rabieta más, no hicimos más que equivocarnos, pues lo que desató a nivel institucional el Barcelona FC, desestimando sobre la hora la presencia de su delegación en Zúrich, no ha hecho más que abrir una herida de proporciones.

Los nuevos premios ‘The Best’, que en soledad vuelven a ser propiedad de la FIFA, tuvieron su evento de gala en la sede de la casa rectora del fútbol mundial sin la presencia de los jugadores del club azulgrana, quienes adujeron la imposibilidad de acudir a dicha celebración por tener que preparar el crucial partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey frente al Athletic de Bilbao.

Es muy claro que somos adultos y que las mentiras quedan obvias a ojos del mundo, sobre todo cuando nadie escapa a las noticias, y a las imágenes que cruzan los océanos, para poder tener elementos de juicio sobre lo que ha sucedido estas pasadas semanas en el fútbol de España entre los árbitros y la entidad que preside Josep Maria Bartomeu.

No entraremos a deshilvanar si tales decisiones arbitrales han perjudicado al Barcelona o amañado al Real Madrid; si el poder político de Florentino Pérez ha sido más eficaz que el de Bartomeu; si Cristiano Ronaldo es, o no, mejor que Lionel Messi como futbolista; si el estamento de colegiados debe castigar a Gerard Piqué por su encendida crítica en contra de ellos; o si Javier Tebas debe hacerse el que no entendió que el mensaje del central culé iba dirigido inequívocamente hacia él.

Aquí, toca hablar ahora de la falta de respeto -aunque para el Barça la FIFA no lo merezca- de incumplir con las reglas que atañen a este juego en toda su dimensión. En acatar las normas de un comportamiento que se exige cuando se es parte de una membresía que reparte sabores y sinsabores acorde a los tiempos que corren y a la cual hay que atenerse porque esas son las reglas de este juego.

Lo que ha hecho el Barcelona en esta ocasión, no es más que adoptar una reacción por ósmosis, quizás, de lo que ocurre en el país; una demostración impulsiva de rebeldía por lo que puntualmente sucede en el aspecto vivencial de una Cataluña herida desde los tiempos del Generalísimo Francisco Franco hasta estos de independentismo frustrado, y que todavía persigue a la idiosincrasia de quienes se sienten defraudados políticamente y erróneamente envisten contra el fútbol.

Lo que debería haber hecho el Barcelona, no es precisamente lo que hizo hoy la institución blaugrana de la Ciudad Condal. Si el fútbol se juega en un rectángulo verde, pues es allí donde tiene que demostrar por qué es el mejor, no en los berrinches de Gerard Piqué y sus resentidos gregarios.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!