Horarios

Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Jue.Dic.10 12:00 AM EST
Sáb.Dic.12 12:00 AM EST
Martín Onti: "¡Así, así gana el Madrid!"

Martín Onti: "¡Así, así gana el Madrid!"

MADRID, España.- Usted, sobre todo si es acérrimo enemigo del Real Madrid, podrá despotricar a los cuatro vientos o contra quien mejor le venga en gana, pero, este equipo vuelve a desempolvar de la historia su capacidad para conseguir resultados pírricos con sólo la camiseta como estandarte de una aureola que le convierte en conquistador de lo que se proponga.

En un conjunto con innata alma de campeón que amilana a sus adversarios, más todavía jugando en este estadio Santiago Bernabéu, los dirigidos por Zinedine Zidane, con Sergio Ramos como líder de otra remontada increíble, la volvieron a hacer para crear ese halo de campeones que les persigue desde que se colocaron en la cabeza de la clasificación de La Liga.

Inútil sería analizar el partido. No sirven los criterios futbolísticos cuando el juego pasa a ser una cuestión secundaria entre dos equipos. No hubo, ni hay en realidad, color entre el Deportivo La Coruña y el Real Madrid. Ni siquiera con los de Galicia con todo su potencial y los capitalinos con una alineación de pésima ocasión, debido a tantas ausencias forzadas, se puede atrever uno a comparar el poderío del Madrid con esa indigencia que poseen los de Gaizka Garitano.

El escudo, el color blanco de esa camiseta legendaria, y la mediocridad del contrincante de turno -como a veces ocurre con tantos otros- fueron suficiente para mostrar la grandeza del Real Madrid muy a pesar de que en algunos pasajes del encuentro sus jugadores hayan sido sombras vagando en una displicencia justificada. El once que propuso hoy Zidane, aunque con sentidas y numerosas ausencias, fue siempre más que el mejor rival de esta tarde.

Hoy, en el Bernabéu, ha quedado sobradamente demostrado que la entidad merengue, como institución dentro de ese prestigio adquirido a nivel planetario es, al margen de un buen equipo con ínfulas de campeón, un arquetipo de traumatizante adversario para la casi totalidad de sus pares, porque si así ocurre con los que se llaman Barcelona o Atlético de Madrid… ¿Cómo no se le puede permitir lo mismo, desde las sumas de temores, a un vencido conjunto de fútbol como este Deportivo La Coruña?

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!