Horarios

Mié.Sep.23 12:00 AM EDT
Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: Abril de 2017

MADRID, España.- La resaca del clásico Real Madrid-Barcelona trae a colación un sin número de anécdotas que todavía vagabundean por entre las paredes del Santiago Bernabéu. Todas, y tantas imágenes, aún corretean camino a los recuerdos no sin antes dejar por sentado el hecho principal, ese que deja claramente establecido que quien salió eternamente vencedor por sobre todo, fue Lionel Messi.
 
 
 
Cuando las sombras del atardecer, que significa el final del ciclo de dos grandes jugadores como el argentino y Cristiano Ronaldo, se ciernen tristemente sobre este momento actual, las esencias van quedando al descubierto para que diáfanas puedan ser vistas por el planeta entero. No sólo los afortunados asistentes al evento en la capital española pudieron apreciar esto, sino también hasta el último espectador en el más recóndito lugar del mundo en el que existía un televisor, tuvieron la ocasión de comprobar el poder que genera el fútbol cuando se enfrentan el Real Madrid y el Barcelona… y cuando se desafían Cristiano y Messi.
 
 
 
Y nuevamente volvió a ganar el crack azulgrana, dejando de manifiesto una personalidad que no es la habitual en él. Quizás aquel codazo artero de Marcelo que le partió la boca, o las tantas faltas que recibió durante el juego, o el recuerdo amargo de la reciente eliminación de la Champions League, o los problemas con la Selección de Argentina, le hayan acicalado para mostrarse de esta manera un tanto ‘agresiva’ hasta en el festejo, pero cualquiera haya sido el motivo, Messi volvió a ser Messi y él mismo se encargó de recordárselo al mundo entero ante dos de sus más encumbrados adversarios.
 
 
 
Ni Julia Roberts dejó de caer ante sus pies, ni la gente, ni uno que otro ultra del Madrid y menos sus acólitos blaugranas. Nada faltó para que se le reconociera su hegemonía, su condición de bendecido. Hubo el que se rindió a su gestión futbolística, hasta el que despotricó en su contra a manera de aceptar con la enajenación la superioridad indiscutible de "La Pulga".
 
 
 
Tras el partido, todo pareció llamarse a silencio por un par de horas. Hasta que llegó la reacción espabilándose a la realidad de lo que había ocurrido en el Santiago Bernabéu antes de la medianoche del pasado domingo 23 de abril del 2017.
 
 
 
Los despertares son peligrosos en gente cuyas actitudes hablan mejor que esas palabras que no pueden callar. Ya sea desde el marcado lenguaje corporal hasta lo que se dice sin darse cuenta en voz alta. Desde las rabietas de Cristiano Ronaldo debiendo morder amargamente el polvo de ambas derrota, hasta un listado de ex figuras, como son Hugo Gatti y Romario, que pasan definitivamente a un segundo plano futbolístico cuando comparados a Lionel Messi.
 
 
 
La realidad es esta, la de hoy, la que nos dice que hay un jugador de fútbol excepcional que hay que disfrutar mientras pueda seguir deleitándonos desde un rectángulo de juego… aunque sepamos que su lógico ciclo de genialidad esté cada vez más cerca del final.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!