Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

DE ROMA A YEDA

YEDA, Arabia Saudí.- Sólo sirve el título de este artículo para enmarcar una situación que tenga una referencia geográfica, y que pueda medir de alguna manera el reconocimiento a un dolor que no tiene clasificación palpable. Hablar del sentimiento y tratar de expresarlo con palabras se hace casi imposible sino se mide con ejemplos paralelos que nos den una idea cercana a una realidad.

Últimamente, hablar de los fracasos del FC Barcelona ya se está haciendo una cuestión tan trivial, que asusta escuchar a los jugadores, cuerpo técnico, y directivos de la entidad azulgrana, aceptar los fiascos a que el equipo de Ernesto Valverde nos remite temporada tras temporada.

En la cercanía de esta historia, referirnos a Roma, a Liverpool y ahora a Yeda, nos posiciona en el centro mismo de la polémica de la que no puede escapar ninguna institución del recorrido del Barça en el terreno futbolístico. La trascendencia que este club tiene en el ámbito internacional, obliga a hacer una parada mandataria para tomar distancia y entender este presente de carácter preocupante para ellos.

Tras una nueva eliminación inesperada en un torneo de importancia, como es la Supercopa de España, el Barcelona fracasó de nueva cuenta. Ese es el resultado final, inamovible y rotundo que nos lleva a cuestionarnos sobre un porqué y un cómo se ha llegado a este punto, teniendo en cuenta que su plantilla rebosa de futbolistas de reconocida calidad técnica educados bajo una exitosa disciplina táctica.

Como si de un conjuro de falsedades se tratara, las declaraciones de casi todos los componentes internos, e inclusive aquellos que coinciden en una relación tangencial con la entidad catalana, eximen de culpas a quien en mi opinión las tiene en proporciones ineludibles y considerables.

No porque el extremeño no sea un buen entrenador es que hacemos hincapié en este nuevo traspié culé. No se trata, llegado a este límite, de un juicio sobre el juego en sí, hablar de ello sería imputarme justificadamente como un necio tras ver 85 minutos de superioridad neta del Barça sobre el Atleti en Yeda.

Pero sucede que al juego del fútbol no sólo se lo juzga desde el balón y los movimientos en la pizarra, sino, y en cuantiosas ocasiones, mucho más desde el sentir, desde la percepción, desde ese saber estar en la lectura del alma de los jugadores, y en ir unos minutos adelantado a la imaginación misma de lo que puede ocurrir sobre el césped… algo de lo que Ernesto Valverde indefectiblemente adolece y que provocó esta nueva y triste debacle blaugrana.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!