Llegar a la final del Mundial de Clubes coloca a los felinos como un club histórico, pero la discusión sobre su grandeza recién comienza.