Los seguidores más fieles de la Sele roja apoyan a su equipo ciegamente de una manera bien peculiar. A ellos, en las gradas, nadie los vence.