Más de 60 años sin un titulo de liga, es la dulce condena de los rojinegros del Atlas, pero aún así continuan con la fe intacta.