Esas más de cien mil gargantas apoyaron al Tricolor incondicionalmente y acabaron por influir para que el titulo se quedara en casa en 1999.