Unos 3500 voluntarios decidieron renunciar a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 por temor a contagiarse de Covid-19.