La gimnasta estadounidense tuvo que superar varios obstáculos para convertirse en la más ganadora en la historia de las Copas del Mundo.