Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: Brasil es Brasil

Brasil ha sido el merecido y justificado Campeón Olímpico. Nadie podría discutir su presea dorada. Desde el inicio, todas las alternativas favorecieron al equipo de André Jardine capitaneado por Dani Alves. Jamás ‘La Canarinha’ perdió el control del juego ante una España, aún, en búsqueda de una identidad futbolística con baches propios de una etapa que ‘castiga’ en ocasiones el aprendizaje.
 
La sangre que sostiene la identidad del conjunto sudamericano, volvió a poner de relieve aquellas palabras que solía repetir ante quien lo quisiese escuchar el serbio Velibor ‘Bora’ Milutinocic. Su recordado ‘Brasil es Brasil’, se me viene a la mente cada vez que una representación brasileña llega a una instancia final.
 
Nunca se me ocurrió arriesgar una victoria clara de ‘La Rojita’ tras el minuto inicial de juego en Yokohama. No solamente los primeros compases daban a entender la superioridad del campeón olímpico, sino que la confusión identitaria de Luis de la Fuente dejaba al descubierto la inferioridad de planteo ante un adversario que maneja infinidad de registros de juego.
 
Las bandas de los europeos –Cucurella y Óscar Gil- siempre fueron una amplia avenida de circulación para la postura ofensiva de Brasil, tampoco nada cambió con Vallejo y Miranda en la segunda parte cuando ya la claudicación era toda una evidencia en España. Allí centró André Jardine su táctica, quebrantó la falsa ilusión de De la Fuente y mantuvo el dominio sobre un rival en inferioridad mental para afrontar este tipo de circunstancias.
 
La lectura del partido fue siempre el argumento de Brasil para manejar los tiempos del juego. Posesión, transición y cambio de ritmo en momentos adecuados. Muy a pesar de no concretar antes esta medalla de Oro, la ‘Verdeamarela’ sólo debió explotar las espaldas de un muy lento Jesús Vallejo para sentenciar lo que siempre fue suyo con la estocada de muerte  que le propinó el ex barcelonista Malcom.
 
Distraernos con más detalles no serviría de nada. Entrar en un análisis fútil de una táctica apropiada, choca contra la estrategia innata del ‘Futebol’ brasilero, donde la técnica básica individual y el alma de jugadores que nacen con un concepto que han respetado desde la cuna, termina marcando la verdadera diferencia entre el Oro y la Plata.
 
‘Bora’ siempre tuvo en claro que la esencia que otorga la sangre no puede ser traicionada, por más que alguien se lo proponga. Ver la grabación de esta gran final de los JJOO de Tokio 2020, nos puede servir para corroborar que ‘La Rojita’ nunca estuvo más lejos de una posibilidad triunfal. Ni siquiera tras el gol de Mikel Oyarzabal.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!