Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Kamamoto, el último villano japonés de México en Juegos Olímpicos

TOKIO, Japón.- Mucho se ha dicho sobre la participación mexicana en los Juegos Olímpicos de 1968, sobre si el equipo nacional permitió que las medallas se escaparan de sus manos de manera intencional o no; sin embargo, la realidad pone otro escenario y nombres propios si hablamos de lo ocurrido en la cancha, al menos en el juego que brindaría el bronce, ante Japón, justo como ahora, 53 años después.
 
La selección mexicana, que había caído ante Bulgaria en las semifinales del torneo, disputaba el tercer lugar de la justa frente a Japón, que contaba con el virtual campeón de goleo del torneo, hasta entonces el desconocido Kunishige Kamamoto, un nombre que después de medirse ante los tricolores, difícilmente se olvidaría. Se trataba de un delantero letal y corpulento.
 
La tarde del 24 de octubre de 1968, Kamamoto salió enfocado en una sola cosa: colgarse la medalla de bronce, aunque tuviera que vencer al equipo local de los Juegos Olímpicos. En la cancha del Estadio Azteca, ante más de cien mil personas, Kunishige marcó los dos goles con los que Japón se impuso a la selección mexicana, quedándose con el bronce y no solo eso, llegando a ocho anotaciones y terminando como el máximo anotador del torneo.
 
En esos Juegos Olímpicos, Kamamoto, además de marcarle goles a México, hizo lo propio ante Nigeria, Yugoslavia y Francia. En cuanto a su desempeño a nivel de clubes, Kunishige dejó una huella profunda en las filas del Yanmar Diesel de Japón, con el que ganó siete títulos de goleo y siete campeonatos más, entre Liga y Copa. Hoy, hablar de Kamamoto es hacerlo del último villano nipón, que se impuso a la selección nacional.
 
 
TE PODRÍA INTERESAR: 
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!