El mediocampista de la selección sub-23 mexicana quedó anonadado por el tamaño de la medalla de oro conseguida por su compañero Oribe Peralta en los Juegos Olímpicos Londres 2012.