Parece que los Leones contaban con un amuleto infalible para ganar el oro olímpico: la abuela del jugador Gonzalo Peillat, autor del 3-1 ante los belgas.