La belleza y el tenis siempre van de la mano y la serbia, hoy esposa del futbolista alemán Bastian Schweinsteigger, derrite con su belleza.