Una victoria que deja Brasil con esperanza