Una ciudad virtual salió del piso en el Maracaná