Sungyun Gu tapa el que pudo ser el segundo gol de Honduras