Suecia se defendió hasta con los dientes ante Alemania