Se acaba el sueño olímpico para Aída Román