Robeisy Ramírez, presente y futuro del boxeo cubano