¿Qué sería del fútbol sin sus locos fanáticos?