¡Pero qué tal la parada! ¡La jugada más peligrosa de Corea!