No se imaginan en qué terminó sentada la alemana