Mandajnaran y su equipo pierden la cabeza, ropa y vergüenza