Las dos delegaciones más ovacionadas en Río no son un país