Horarios

La nadadora en aguas abiertas Ana Marcela Cunha quiere podio en los Juegos Olímpicos

SANTOS, Brasil.- A los 24 años, el deseo de la nadadora en aguas abiertas Ana Marcela Cunha, elegida atleta de 2015 en Brasil, es el de subir al podio en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, tras haber debutado de manera prometedora en Pekín 2008 y superar su frustración por no haberse clasificado para Londres 2012. "Más que una promesa, ya es una realidad, sabemos que el podio es lo que buscamos, pero ahora debemos tener los pies en el suelo e ir etapa por etapa, estar muy concentrados. Intento hacer siempre competiciones a corto plazo", enfatizó la atleta en una entrevista concedida a Efe.

Nacida en el nororiental estado de Bahía, Cunha, que conquistó en los Mundiales de Kazan de 2015 el oro en los 25 kilómetros en aguas abiertas y al bronce en los 10 kilómetros, nada desde los dos años de edad y hoy es una de las maratonistas acuáticas con más medallas conquistadas para Brasil.

La nadadora es una de las joyas del club Unisanta, una institución educativa en la ciudad de Santos, en el litoral de Sao Paulo.

La deportista entrena de lunes a sábado y dedica algunas horas para su descanso durante las tardes de los martes y jueves.

Con una rutina ajustada al camino de su sueño olímpico, Cunha cree en las ventajas que le ha proporcionado la superación, tras no haber conseguido, por tan sólo un lugar, su cupo para las justas londinenses. "Al haberme quedado por fuera de los Juegos Olímpicos de 2012 aprendí mucho. Creo que nadie pasó todavía por lo que yo pasé, por lo menos en esta generación", aseveró la deportista.

Ya en la piscina, la nadadora recorre diariamente cerca de 14.000 metros, además de los entrenamientos en alta mar, que se han intensificado este año de cara a la competición olímpica.

Entre sus mejores premios, antes de ser destacada como la mejor de Brasil en 2015, están haber sido coronada ese mismo año y por tercera vez como la mejor exponente de la natación en aguas abiertas en Brasil, escogida dos veces como mejor del mundo en la misma categoría deportiva, además del quinto lugar en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Como ídolos, Cunha revela que busca tener contacto con personas que "dieron la vida para ser campeones" y ser influida por esa experiencia, como las historias de los nadadores paralímpicos brasileños Clodoaldo y Daniel Dias, a quien se refiere con mucho respeto y admiración.

Así, con una vida llena de batallas personales y dificultades financieras, Cunha se describe como una persona agradecida a la vida y con concentración para vencer en todas las competiciones, "independientemente de si son nacionales o internacionales".

En las pocas horas libres de cara a los próximos Juegos Olímpicos, a Cunha le gusta salir a probar la gastronomía japonesa, pasear en parques, ir al cine, actividades más relajantes y que no cansan su físico, además de pasear con su perra para distraerse. "Después de 2011, cuando me quedé por fuera de los Olímpicos de 2012, aprendí mucho, me transformé en otra atleta. Aprendí a ir paso a paso, compitiendo la competición", dijo.

Para ella, competir ahora en casa no marca la diferencia, ya que prefiere encarar los desafíos acuáticos sin pensar en el lugar en el que está nadando. "Intento concentrarme en mi competición y no dejar que eso me influya. Tienes que estar bien concentrado en la estrategia de la prueba", dijo.

No obstante, sobre la expectativa de subir al podio en Río 2016, Cunha es enfática: "Estoy con los pies en el suelo y nos estamos preparando para eso". Isadora Camargo.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!