La afición brasileña se lleva un susto