Janine Beckie marca el gol más rápido de los Olímpicos