¡Final de locura! Un tiro que vale unas semifinales