Extraño grito en las tribunas del João Havelange de Río